Una de las cosas más difíciles de seguir durante la vida de un proyecto es la motivación que hay detrás de ciertas decisiones. Una persona nueva que llega a un proyecto puede estar perpleja, desconcertada, encantada o enfurecida por alguna decisión anterior. Sin entender los motivos ni las consecuencias, esta persona sólo tiene dos opciones.